lunes, julio 10, 2006

EL DESTINO: ¿PURO AZAR O GUIÓN DIVINO?

“Había una vez un señor que tenía un ganado de vacas, y vino otro señor y le dijo no solo que un toro iba a matar a su hijo, sino que además le indicó cuál sería. El hombre, que no creía en esas cosas del destino, hizo oídos sordos unas semanas, pero después, temeroso, decidió matar al toro para que no sucediera aquello que supuestamente tenía que pasar. Al rato de haberlo matado, llamó a su hijo para que juntos pudieran reírse del animal que estaba destinado a ser su verdugo. Cuando el hijo se acercó a observarlo, tropezó con una piedra y al resbalar cayó sobre los cuernos del toro, muriendo en el acto”.


…¿Creeis en el destino?.. ¿Realmente todo está prefijado incluso antes de nacer, y simplemente somos víctimas del plan creado para cada uno por alguien/algo superior?

Los que creen en el destino, se apoyan en la teoría de la causalidad: todo sucede por algo, todo tiene una causa, y si tiene una causa, entonces estaba predestinado a suceder desde el momento en que la causa surgió. Es decir, que yéndonos hacia atrás en el tiempo, la causa originaria de todo sería el propio nacimiento. Lo que está claro, es que dada la inmensa cantidad de causas (imaginaos, desde que nacemos…), nos es imposible conocerlas todas y enlazarlas entre sí. Por tanto, tal vez existe el destino, pero su indescifrable lenguaje (que sólo se manifiesta como simples señales o “coincidencias”) nos obliga a llamarlo AZAR.

¿Ninguno ha tenido nunca la sensación de que ya conoce a una persona, de que ya ha vivido un momento concreto o ha estado en un determinado lugar, o de que se han dado determinadas “coincidencias” demasiado extrañas para que algo suceda finalmente? Si no existe el destino, ¿de dónde vienen entonces las “vocaciones”?

Imaginemos que algo tiene que ser de una manera determinada porque así está escrito en su destino. Imaginemos que por cualquier circunstancia, algo cambia ese destino. ¿No podría estar pasando que ese mismo día se estuviese repitiendo una y otra vez –sin ser nosotros conscientes- hasta que el desenlace termina siendo el que debe ser?

Los partidarios de la existencia del destino, afirman que nadie puede elegir su destino, sólo puede decidir qué hacer con el tiempo que se le ha dado, ya que cualquiera de los múltiples caminos que podamos elegir nos llevarán finalmente al mismo lugar. ¿Seremos tan prepotentes de pensar que el lugar al que hemos llegado ha dependido sólo de nosotros? ¿Y si cada decisión que tomásemos creyéndonos libres, ya estuviese previamente tomada?

Por otro lado, creer en el destino es como creer que el futuro, y toda nuestra vida no está en nuestras manos. Eso asusta bastante..
Yo prefiero pensar que ese “tal destino” baraja las cartas y que nosotros las jugamos. Nosotros las cambiamos. Nosotros decidimos.

No, no creo que el destino sea cierto. Por qué? Porque si fuese así, entonces no existiría el libre albedrío, y esa fue la cualidad que Dios nos dio. Tenemos derecho a forjar nuestro propio futuro, y si queremos llamar a algo “destino” (con expresiones tipo: “es que era su destino..”) tiene que haber pasado, y eso ya tiene un nombre: PASADO.

Además, qué sentido tendría vivir? Si matases a alguien, no sería tu culpa, porque está en tu destino. Y si quisieras ser bueno no podrías, porque en tu destino está escrito ser malo.
Personalmente pienso que no podemos creer que todo está ya decidido, dejando que la vida nos pase por encima. Tenemos todas las herramientas para ir moldeando el camino.

Creo que existen millones de vidas distintas que todos podríamos haber vivido, y que la que tenemos, es fruto de todas y cada una de las decisiones (miles cada día, incluyendo las más absurdas como coger o no el autobús, o entretenerse o no mirando un escaparate) que hemos ido tomando: no porque estuviese preparado así, sino porque así lo hemos ido queriendo.

Es muy gráfica una película que vi una vez de Gwyneth Paltrow, “2 vidas en un instante”. Cuenta las 2 posibles vidas de la protagonista a partir del momento en el que coge o no el metro. Ese pequeño hecho, hace que sus dos posibles vidas sean completamente diferentes.
Por un lado, si lo coge, llega antes de lo previsto a su casa, donde pilla a su novio con una amante, se separa, comienza una nueva vida conociendo a otras personas,…. y es muy feliz. En el caso de que pierde el metro, no llega a casa a tiempo de encontrar a su novio con la amante, con lo que siguen juntos y al final acaba siendo muy desdichada. Está bien la peli, os la recomiendo, da qué pensar….

Tal vez la frase que mejor resuma la creencia de que llevamos las riendas de nuestra vida es esa de Antonio Machado: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”…. Así que, mi consejo de lunes es “No sueñes tu vida, vive tu sueño”. Ahí queda eso amigos recinteros!!

2 Comments:

At 10 julio, 2006 21:44, Anonymous Simba said...

Chris por la mañana ¿Quién es Chris Stevens?, ¿quienes somos cualquiera de nosotros?, ¿Somos una persona fijada al nacer?, ¿crecemos como una bola de nieve dando tumbos por la montaña de la vida o podemos cambiar muda de piel?. El gusano se convierte en mariposa, abandonando los restos de su antiguo ser. Ojeo mi anuario escolar de fotos del Wheeling Central Catholic High School, curso del 81. Y me pregunto quién es ese extraño. ¡Que me cuelguen si lo se!. Tal vez se supone que no debamos saberlo. Tal vez de eso se trata este alegre devenir por el mundo. Robert Frost dijo: "bailamos en el coro y suponemos pero el secreto está en el centro y sabemos"

 
At 11 julio, 2006 09:56, Anonymous little painbrush said...

Para ser tan temprano no he tardado demasiado en leerlo; lo digo por mi torpeza mental habitual.

Supongo que casi todo el mundo se plantea alguna vez este asunto del destino. Pero no hay quien lo entienda, ni la explicación de qué hacemos aquí y por qué vivimos en donde vivimos y no somos una persona de un país pobre, en guerra o invadido. Yo vivo muy bien, tengo bastante suerte. En eso no me quejo.

El tema es interesante, es curioso ver como las personas con las que hablas de esto, al final se quedan en el mismo punto e igual de liados que tú.

Yo no entiendo nada de esto, me como a veces la cabeza, le doy vueltas a las cosas, y termino pensando si estaré chalado (puede).

Al final, ya que estamos y mientras podamos, y como no tenemos ni idea de lo que nos va a pasar, seguiremos los consejos de un amigo: a vivirrrr!!! (según él ahora ya sólo nos quedan 18 años de vida…a todos! Yo pienso que está como unas maracas. Pero es buena persona, e intentaré hacerle caso)

 

Publicar un comentario

<< Home