jueves, agosto 03, 2006

HOLOCAUSTO JUDÍO

Un tema que siempre me ha impactado es el del Holocausto judío.
Tal vez el último libro que he leído, “El diario de Ana Frank”, me haya recordado toda esta tragedia, que todavía, a día de hoy, no logro comprender.
Hace poco vi en una revista varias entrevistas a antigüos miembros de la SS (unidad paramilitar del partido nazi; del alemán Schutzstaffel). Habían colaborado activamente con el régimen nazi en Auschwitz, torturando e incluso asesinando a cientos de judíos.
Aparte de la sangre fría que se necesita para participar de una masacre tal, lo que más me asustó fue que en el día actual (y compañeros, hablo del año 2006) ninguno de ellos se arrepentía de sus actos. Incluso decían abiertamente que lo volverían a hacer (desgraciadamente, el fanatismo siempre nubla la razón).

Indiscutiblemente, en los campos de concentración alemanes (que estuvieron vigentes entre 1933 y 1945) se han producido las mayores masacres de personas humanas. A las cifras me remito (espeluznantes, pero tristemente ciertas):






















Ese trabajo del que estos miembros de las S.S (al menos un %) no se arrepiente, ese trabajo diario, puede resumirse en una palabra: EXTERMINIO.
Si alguno ha visto La lista de Schindler, La vida es bella, o similar, podrá hacerse una idea de lo que describo a continuación:

- Trabajo extremo y agotamiento: en lo que más insistían las SS era en someter a los presos a esfuerzos sobrehumanos, obligándoles a trabajar en un tiempo récord para “quebrarlos” y causarles una muerte tortuosa.

- Hambre: Un preso que realizaba trabajos duros, por ejemplo, recibía alimentos con un contenido energético de 1700 calorías o menos, en lugar de las 2150 calorías prescritas.

- Estrés psíquico: presenciar el asesinato de otras personas (incluso de la propia familia), la incertidumbre continua, el ambiente triste, los golpes, etc...

- Enfermedades: malaria, tifus, tuberculosis, anemia, etc... Si los presos no morían enseguida como consecuencia de sus enfermedades, eran seleccionados para ser enviados a las cámaras de gas, dado que ya no estaban capacitados para trabajar.

- Experimentos médicos: para proteger la pureza de la raza alemana, se ordenó la esterilización en masa de aquellos presos que pertenecían a razas clasificadas “inferiores” conforme a la ideología nazi. Otros médicos de las SS llevaban a cabo experimentos con nuevos medicamentos (a menudo nocivos) infectando a presos sanos para probar la eficacia de estos medicamentos. Los presos de los campos de concentración, también servían para completar fondos anatómicos (es decir, colecciones de esqueletos etc..)

- Asesinato por inyección letal: inyección de fenol de 10ccm inyectada directamente en el corazón. Las víctimas morían en el acto. Allí se les llamaba de uno en uno y se les mandaba sentarse en una silla del ambulatorio. Dos presos sujetaban las manos de las víctimas, un tercero les vendaba los ojos. Acto seguido, se les introducía la aguja en el corazón y se vaciaba la jeringuilla. Así morían entre 30 y 60 personas a diario. Los presos temían el ingreso en la enfermería puesto que tenían que contar con la “inyección letal”, incluso cuando solo sufrían una enfermedad leve.

- Castigos: en los campos, cualquier pretexto era bueno para castigar a los presos. Éstos eran una forma encubierta de asesinato. Ejemplos: celdas de castigo en las que solo se podía permanecer de pie y a oscuras, privación de comida, atar a los presos con las manos a la espalda a la estaca, de forma que sus pies no tocasen el suelo, etc..

- El patíbulo: una especie de horca. Normalmente en el patíbulo eran ejecutados aquellos presos que habían intentado fugarse. Se les asesinaba en público. Era una muerte dolorosa que no sobrevenía en el acto.

- Los fusilamientos

- Las cámaras de gas: fue el método más eficiente en el exterminio de seres humanos. Las SS se sirvieron del ácido cianhídrico, Zyklon B, el cual en un espacio herméticamente cerrado, se evaporaba a la temperatura del cuerpo, provocando en muy poco tiempo la muerte por asfixia.


Ni qué decir tiene que muchos judíos optaron por el suicidio ante tal panorama (interesante reflexión si nos percatamos que “el hombre, es el único animal que atenta contra su propia vida”).

Esta especie de xenofobia todavía persiste entre nosotros (sin la misma intensidad y barbarie) en la fecha actual. Lo curioso del asunto, es que hables con quien hables.. “nadie es racista”! Eso sí, mientras que su hija no se case con alguno, o sus hijos no compartan aula escolar. Nuestros actos nos delatan.
Vivimos en una sociedad de cinismo, de hipocresía.
Y qué será mejor, callar y ser aceptado, o hablar y ser tachado? Claramente, la primera opción parece estar más de moda...

16 Comments:

At 03 agosto, 2006 11:59, Anonymous Hugo said...

Lo triste es que después de medio siglo sitios como Guantánamo no disten tanto de estos campos.

Y a parte de "La lista de Schindler" recomendaría los últimos capítulos de "Hermanos de sangre" en que se encuentran con uno de los campos de concentración abandonados tras la rendición nazi y muestra como los soldados americanos no podían dar crédito a lo que estaban presenciando por primera vez. Tamnién de la mano de Spielberg muy recomendable. Aunque como podrás imaginar, no es cine de palomitas.

 
At 03 agosto, 2006 12:22, Blogger parado said...

El nazismo, esa etapa de la historia en la que el hombre llegó a las cotas más altas de locura colectiva. Tipejos como Mengele, que despreciaban la vida humana hasta límites insospechados.

En uno de mis viajes por Alemania, vi una parabólica pintada con los colores de la Alemania nazi, ante la perplejidad y desprecio de mis amigos alemanes.

Pero haberlos, haylos todavía.

Por cierto, otro de los colectivos víctimas de los nazis fueron los gitanos.

 
At 03 agosto, 2006 12:55, Anonymous Jordi Soler said...

El hombre es un lobo para el hombre, era la cita de Plauto, ¿no?

Y lo triste es que la historia está escrita para repetirse.

Sin embargo cuidado, porque una cosa es ser racista y otra es querer exterminar a todo un pueblo por la vía rápida. En este sentido, me sorprende que todo un país aparentemente civilizado cayera presa de la locura colectiva y entre todos cometieran las atrocidades que cometieron. Para mí es inexplicable, y sé de alemanes que tampoco lo entienden y sienten vergüenza (eso los que hablan del tema, porque muchos prefieren hacer como si no hubiera pasado nunca). En cualquier caso, uno de los episodios más negros de la historia de la humanidad.

 
At 03 agosto, 2006 13:02, Anonymous Afrodita said...

¡Y cuanta razón tienes Low! Hoy todos presumimos de no ser racistas pero si nos fijamos a nuestro alrededor nos damos cuenta que incluso nuestro vocubalario está repleto de expresiones racistas, de adjetivos despectivos para los que son de otro color, raza o religión.
Respecto al holocausto judio poco hay que decir que lo ya comentado una y otra vez: triste historia de la humanidad que no podemos borrar pero debemos hacer todo lo posible por no olvidar para que NUNCA, JAMAS vuelva a suceder.
Nuestro genial Quino nos dejó otras muchas perlas como esta otra conversación entre Mafalda y Susanita:
- Susanita: "¿Yo prejuicios?
Invetos tuyos.
¿Cuando dije yo algo en contra de esos cochinos negros, ehe?, ¿Cuando?, a ver, decí, ¿cuando?

 
At 03 agosto, 2006 13:28, Blogger Ángel said...

No cabe duda de que el holocausto judío fue terrible, una locura colectiva, como dice el Parado.

Con todo, es recomendable preguntarse cómo la mala conciencia del mundo condicinó el nacimiento de Israel y qué repercusión tiene en los problemas que vemos actualmente.

Insisto, para que nadie se equivoque, que el holocausto fue espantoso y que no justifico lo que está haciendo Israel en Líbano, pero de aquellos barros... Sirios e iraníes tendrían mucho que decir acerca de este tema concreto.

Saludos

 
At 03 agosto, 2006 13:29, Anonymous Simba said...

Por desgracia cosas parecidas a eso han sucedido después y conociendo el paño volverán a suceder. Ahí están las carnicerías de Camboya con Pol Pot, el genocidio de Ruanda, las barbaridades de los talibanes, en fin... que es para deprimirse.

 
At 03 agosto, 2006 13:35, Blogger Ángel said...

Igual me equivoco, pero creo que el del lobo es Hobbes. En cuanto al racismo, creo que hoy en día es una cuestión más de clase que de raza. A la gente no le importa que la vecina de enfrente sea Lolita o el ambajador de EEUU en España, pero el gitano o el negro de a pie provoca otros sentimientos.

 
At 03 agosto, 2006 13:45, Blogger Low Rita said...

Creo que estoy de acuerdo con lo último que dice ángel. Si resulta que tu vecino es un negro rico, no pasa nada. Si es todo lo contrario, otro gallo canta. De todas formas (y espero que no echeis encima de mí..) creo que sí que hay razas más problemáticas que otras. Por ejemplo, yo no me considero racista, y me da igual el color de la piel, pero no me gustaría que el día de mañana mis hijos se juntasen con gitanos (por poner un ejemplo), ya que donde están, hay problemas.

Recuerdo en Vigo que tras desahuciar a familias de gitanos para construír, el Ayto les dio varias viviendas, y las destrozaron por completo (desde arrancar los WC, hasta meter los caballos en el piso...) Lógicamente, a mí no me gustaría compartir comunidad con gente así... ¿seré racista entonces??... Por lo menos lo digo en voz alta, y fijo que ésto lo piensa más gente que lo niega...

 
At 03 agosto, 2006 14:23, Anonymous abenamar said...

El hombre es el único animal que atenta contra su propia vida...y que tropieza dos (y más) veces en la misma piedra. Un infierno. Lo peor es que ha habido y no sé por qué me da que hay más (Simba lo comentó) y volverá a repetirse. A ver si tenemos suerte y no nos pilla. Pero...estoy de acuerdo con que sin querer ser racista hay etnias o razas más problemáticas, o es que no nos entendemos bien (está claro que tampoco se puede generalizar). Lo que cuenta Low parece que también ha pasado hace tiempo en un pueblo de la costa de Lugo. O la historia de una compañera que inocentemente se metió a ayudar en un lugar, y tuvo que salir por patas. Afortunadamente no le llegó a pasar nada, pero... bueno, eso son historias. A lo mejor estamos equivocados y no les damos la oportunidad de integrarse aportando ellos cosas. Puede ser.

 
At 04 agosto, 2006 10:58, Blogger Capitán Fórceps said...

Supongo entonces, dado el ´tilt´de tu análisis, que lo de bombardear población civil que hacen ahora es una justa vendetta.

Creo que el holocausto hay que juzgarlo en su justo contexto, exponiendo mucho más que los fríos números.

Saludos,

CF

 
At 04 agosto, 2006 11:52, Blogger Low Rita said...

CF.. sinceramente, no entiendo lo que me quieres decir.

 
At 04 agosto, 2006 12:58, Blogger Capitán Fórceps said...

Te quiero decir que sería interesante discutir porqué se llegó ahí y analizar lo que ha sucedido después además de analizar a cuantos gasearon y tal.

 
At 04 agosto, 2006 14:08, Blogger Low Rita said...

Bueno, realmente no era el objetivo del post. Era una pequeña reflexión, para pensar en el tema del odio hacia otras razas. Pero bueno.

Además en mi opinión, no existe ningún motivo explicable sobre por qué se llegó a algo así (¿la hay?. A mí me basta y me sobra con ver unas cifras para pensar un poco sobre el tema. Nada más, pero gracias por la aportación.

 
At 04 agosto, 2006 14:26, Blogger parado said...

Ay de aquel que considera a los muertos como fríos números, su corazón también debe ser frío.

 
At 04 agosto, 2006 19:36, Blogger Capitán Fórceps said...

Oh, sí hay un motivo.
En serio.
Que naturalmente no justifica ni una pizca del holocausto, pero hay un porqué.
Tema interesante sin duda.

Y lamentablemente, estimado parado, en política internacional todo se mide en fríos muertos y frios dolares. Incluso a veces en fríos barriles.

Es así de triste.

 
At 04 agosto, 2006 20:09, Blogger Low Rita said...

Podrías hacer un excelente post sobre esos (o ese) motivo. A mí me encantaría ver el razonamiento, de verdad (espero que sea algo más que el sueño de pureza de raza y otros delirios de un dictador pirado).

Tú mismo lo estás diciendo. Desgraciadamente en la actualidad nos hacemos ideas (y de ahí surgen sentimientos) en base a frías cifras. Pero reales.

Conste que todo esto no es crítica, sino debate.

 

Publicar un comentario

<< Home