martes, septiembre 19, 2006

LA CIUDAD DE LAS RAYAS

Cuando en el barco nos apuntamos a algunas de las excursiones, yo creo que no reflexioné demasiado sobre esa en la que íbamos a nadar con estos animalitos.
El caso es que me percaté de la situación cuando ya no había marcha atrás y me encontré con las gafas, el tubo y el chalequito de rigor, encima de lo que se llama “Ciudad de las Rayas”, en Grand Cayman.

Comenzamos la excursión yendo en autobús hasta un embarcadero, donde tomamos un barco preparado con todo el instrumental de snorkel …..Y navegamos hasta esta famosa zona.

La verdad, es que da un poco de grima, pero también es original, curioso y supongo que una experiencia única.
Así que pensé que si los del National Geographic y Discovery Channel se volvían locos por ir hasta ahí y filmar hasta aburrirse, yo no iba a ser menos…. Y allá que me fui!


Bajo un sol justiciero y sometida a un calor de lo más pegajoso, me lancé al agua.

1ª impresión:Bieeeeen, el agua está de pe-eme
2ª impresión:Qué gozada de agua… súper cristalina, color turquesa intenso, … esto es como una piscina! Todo controlado!
3ª impresión:Vaaale, el agua me llega por debajo de la cintura…puedo escapar rápido en caso de ataque
4ª impresión:Ese bicharraco se acerca a toda pastilla. Viene directo hacia mí…. Mierda, tengo otro a mi derecha… a mi izquierda… y por detrás…. La madre de todos ellos!!!
5ª impresión:AAAAAAAAAHHHHGGGGGGGGGGGGGGG

.....Pues sí, muy monas las rayas, muy original la excursión…. Pero yo sólo tenía ganas de hacerme la fotito de rigor y largarme cagando letxes!

El caso es que a medida que me iba familiarizando con la situación, la cosa no era tan mala. Los animalitos esos eran bastante simpáticos, se dejaban tocar, coger, e incluso alimentar (alguien había llevado calamares para ellas) por todo el mundo. A mí que conste que me dieron un poco de pena, verlas ahí, rodeadas de un montón de gente que las perseguía y se abalanzaba tipo Tarzán…. ¡lo que se llega a dejar hacer un bicho para que le den de comer sin currárselo mucho!...

Total, que una vez que una señora (que le echó un par de huevos al asunto, todo sea dicho de paso) trincó a una, allá fuimos un par de ellos para que nos diera el relevo (es más fácil cogerla una vez quieta que pillarla en marcha)….

(Por cierto, ahora que veo a la gente con los tubitos de snorkel... me estoy acordando que sabe dios por cuántas bocas habrá pasado....... coño! Eso es peor que arriesgarse a que una raya te clave el aguijón!!... puaaghhhh!!!)

Lo curioso es que al agarrarla por los flancos y no poder moverse (nadan agitando los lados) se quedaban súper tranquilas… y son muy suaves al tacto.

Pero bueno, la cosa tampoco era como para recrearse… así que una vez tocada, hecha la foto y haberlas seguido un rato …. Sssssuficiente, no? Pero sí, recinteros, lo conseguí!

Prueba superada!!!

8 Comments:

At 19 septiembre, 2006 23:04, Anonymous mendruga said...

Supongo que pensar en el aguijón tira para atrás, ¿pero no estarían capadas?
No sé como son exactamente los tubos de snorkel, ¿no se les puede cambiar la boquilla como los de soplar en el control de alcoholemia? En cualquier caso, lo que no mata...
A ti te daban pena las rayitas, y los calamares??

 
At 20 septiembre, 2006 11:52, Anonymous Simba said...

Cuando he visto el título "la ciudad de las rayas" he pensado que te referías a Ibiza.
Bonitas fotos. La crónica por impresiones es estilo película "Tiburón"... aaaaghhh.
Ahora en serio, las rayas son unos animales impresionante, de lo más elegante de la naturaleza. Parecen naves espaciales.

 
At 20 septiembre, 2006 12:30, Anonymous Low Rita said...

las fotos las saqué de internet... no soy tan buena fotógrafa. La verdad es que intenté cargar una mía, pero me la rechazó, creo que era demasiado grande...

 
At 20 septiembre, 2006 13:12, Blogger parado said...

Oh, que valiente, meterse en el agua llena de rayas, son muy peligrosas, has visto lo que le ha pasado al pobre Steve Irwin por jugar con las rayas (de mar se entiende), porque las otrsa también matan.

 
At 20 septiembre, 2006 18:21, Anonymous Jordi Soler said...

Eso mismo iba a decir yo: el tal Irwin pensaba que eran unos animalitos indefensos y ya está criando malvas... Pero bueno, no seamos radicales con los pobres bichos que a mí las rayas también me gustan: al horno y con patatas.

 
At 20 septiembre, 2006 19:39, Blogger Ángel said...

Al hilo de lo de Irwin y las rayas, "¿cuál cambiará tu vida para siempre? ¿Será esta?". Qué maravilla de animal y qué pena de juventud. Snif, snif...

 
At 21 septiembre, 2006 21:14, Blogger Johnny Tastavins said...

Saben parecido al atún, ¿no?

 
At 22 septiembre, 2006 15:50, Blogger Antonimus said...

Vaya me han chafado el comentario. Por poco original, imagino (y por llegar tarde).
Bueno, lo dejo igualmente:

Los animalitos esos eran bastante simpáticos

Que se lo pregunten a Steve Irwin.

*************

Por cierto, pensaba que la de la foto eras tú.
Cuelga una tuya o no nos lo creeremos (ji ji...). Si no sabes como se hace yo te ayudo.
En serio.

Qué, calentita el agua del Caribe, eh?

 

Publicar un comentario

<< Home